8 noviembre, 2016 18:55


A Marizza lo escracharon con carteles públicos

Afiches del empresario de la construcción, investigado en la Justicia por las contrataciones en la Cumbre del Mercosur, aparecieron en las últimas horas por Concordia. El empresario de construcción, Miguel Marizza, fue escrachado en Concordia. Afiches con su rostro lo ligaron a la figura de Lázaro Báez, el empresario kirchnerista preso por causas de fraude […]

Afiches del empresario de la construcción, investigado en la Justicia por las contrataciones en la Cumbre del Mercosur, aparecieron en las últimas horas por Concordia.

marizza

El empresario de construcción, Miguel Marizza, fue escrachado en Concordia. Afiches con su rostro lo ligaron a la figura de Lázaro Báez, el empresario kirchnerista preso por causas de fraude en las últimas tres administraciones nacionales.

El titular de Caballi SA está siendo investigado en la causas de la Cumbre del Mercosur que se desarrolló en diciembre de 2014. El delito que se les imputa, por ahora, es el de fraude contra la administración pública, por los sobreprecios en las contrataciones para la ejecución de obras y la provisión de bienes y servicios para lel evento diplomático.

La firma de Marizza ejecutó la mayoría de esas obras, 12 en total, por contratación directa, y el Estado entrerriano acordó pagarle 11.722.585 pesos.

Esta situación podría significar, además, que Marizza sea acusado por negociaciones incompatibles con la función pública, dado que integraba un ente público privado. Él lo hacía en representación de la Cámara de la Construcción.

El enojo en Concordia con la figura del empresario se pudo haber gestado en la advertencia que hizo el diputado Alejandro Bahler hace unos meses cuando contó que había recibido reclamos por “posible fraude en donaciones para inundados”. Se refirió así a donaciones que se hicieron tras las inundaciones de diciembre que hizo el Servicio Penitenciario. El diputado del Frente Renovador de esa ciudad sostuvo que Marizza habría cobrado “nada más y nada menos que un millón de pesos al municipio concordiense por una donación de elementos de primerísima necesidad”.

Al parecer, el empresario habría donado 500 colchones y ahora habría aparecido una factura por un millón de pesos por parte del Servicio Penitenciario para cobrar por los mismos efectos donados.

Fuente: Página política.