1 febrero, 2019 21:37


Advierten de un nuevo aumento en la carne: los cortes de pulpa podrían irse a 300 pesos el kilo

Es por el fuerte aumento en el valor de la hacienda y en los gastos de los frigoríficos. Durante 2018, subió unos puntos menos que la inflación. La carne vacuna, el alimento de mayor preferencia por los argentinos, va camino a un nuevo y significativo aumento de su precio en el mostrador. El fuerte incremento […]

Es por el fuerte aumento en el valor de la hacienda y en los gastos de los frigoríficos. Durante 2018, subió unos puntos menos que la inflación.

La carne vacuna, el alimento de mayor preferencia por los argentinos, va camino a un nuevo y significativo aumento de su precio en el mostrador.

El fuerte incremento reflejado durante enero por la cotización de la hacienda en pie y la suba de costos en general que afronta la industria frigorífica hacen presumir que la actualización del precio de la carne rondaría el 30 por ciento, según proyectan frigoríficos y abastecedores. Algunos aseguran, inclusive, que el reajuste podría ser mayor.

De esta manera, advierten que en los próximos días cortes como las pulpas (nalga o cuadril) de ternera o novillito, los animales más demandados, puedan llegar a superar los 300 pesos el kilo. En algunas grandes bocas minoristas esos valores ya figuraban en las pizarras.

Durante enero, la recuperación que mostró el precio de la hacienda hizo que los valores mayoristas (el de la media res que compra el carnicero para la venta) tuvieran un ajuste de hasta 30 por ciento. En muchos casos, y a la espera de que el alza en la hacienda fuera circunstancial, los aumentos fueron absorbidos en parte por el canal minorista.

Sin embargo, en la última semana, la fuerte actualización que tuvo el precio de la hacienda llegó para quedarse, en un contexto de escasa oferta. Como referencia, el lunes pasado en el remate realizado en la Sociedad Rural, los precios de los novillitos de entre 300 y 350 kilos subieron 26 por ciento, mientras que los de la vaquillona se ajustaron 36 por ciento. “Estos aumentos ya van a ser imposibles de absorber”, advierten los abastecedores.-