22 febrero, 2019 18:23


CARTA DE LECTORES: De los cortes de luz y otras yerbas

La misiva está firmada por el lector, Fernando Fridman, vecino de calles Mendoza e Hipólito Yrigoyen. Cuestiona fuertemente el incremento tarifario energético y su contraprestación por la Cooperativa Eléctrica de Concordia. En el texto, se lee: “Nunca me imaginé tener que escribir una carta de lectores, y menos por un servicio público, ¿Qué me motivó […]

La misiva está firmada por el lector, Fernando Fridman, vecino de calles Mendoza e Hipólito Yrigoyen. Cuestiona fuertemente el incremento tarifario energético y su contraprestación por la Cooperativa Eléctrica de Concordia.

En el texto, se lee: “Nunca me imaginé tener que escribir una carta de lectores, y menos por un servicio público, ¿Qué me motivó a hacerlo? LOS CORTES, INTERMITENCIAS, BAJA TENSIÓN, Y MALA ATENCIÓN.

Pero el detonante fue hoy, tal vez suene un poco egoísta pero me encontraba durmiendo plácidamente y en un momento me despierto ante la incomodidad del calor y me percato que no funcionaba el aire acondicionado, en mi casa tengo la particularidad de tener 2 líneas de electricidad, pues resulta que la que abastece a la iluminación de la casa funcionaba, pero la que se encarga de los electrodomésticos no, todo esto a las 5.45 am.

Entredormido llamo al mítico “8080” y una persona aún mas dormida que yo, me pregunta –¿Revisaste el tablero?, creo que cualquiera de nosotros antes de llamar a una empresa de servicios por un desperfecto, medianamente por lo menos mira el cable, la llave o “el coso” de la luz, teléfono o tv. Ante dicha pregunta le contesto que revisé y agrego “se te cortó una fase, no hay ni alumbrado público”.

Resuelta la incógnita del telefonista, pensé listo… pero no fue así, me pide número de gestión de la boleta, SIN LUZ busqué la factura e informé lo solicitado, ahora sí todo listo… NO, el telefonista muy desfachatadamente me dice “en un rato te mando” a lo que pese a mi somnoliencia residual le contesto, -No, mándame ya!”

“No se cuanto tiempo hace que estamos sin luz, todos tenemos una heladera que mal o bien podemos tener un bife, un pedazo de zapallo o lo que fuere que – sin frío – se pudre y es plata tirada a la calle que obviamente no re reconoce NADIE – por suerte obtuve como respuesta -está bien ya envío.

Pasado el llamado le pido a mi padre, que se levantaba por la misma razón, llámalo de nuevo al tonto este realmente utilice otra terminología porque creo que entendió que no había alumbrado público.

Pasado unos minutos y lamentándome aún haberme despertado mas temprano de lo que lo hago normalmente pensaba… ¿Y si yo no llamaba? ¿La Cooperativa tiene sistemas que le avisen si un transformador o línea o fase sale de servicio? ¿Por qué desde hace 2 años estamos sufriendo tantos cortes?

Para poner un poco en contexto en el año 2002/03 llegué a vivir al barrio de donde escribo, desde el 2004/05 hasta fines del 2015 si se cortó la luz 5 veces exagero, sin contar las obvias razones como tormentas o similares es por eso que las preguntas que me formulaba cada vez se hacían mas fuerte en mi cabeza.

Volviendo al presente, y teniendo en cuenta que por mas de diez años, un corte de luz era algo extraordinario y hasta inusual, y considerando que esta semana hemos sufrido mas de 6 cortes de diferentes duraciones, además de los “BAJONES” me pregunto ¿Los aumentos a donde van? Porque durante 12 años de tarifas subsidiadas, con la industria en crecimiento y con olas de calor de quincenas LA LUZ NO SE CORTABA.

Creo que es momento que se tome el toro por las astas y la conducción política intervenga la Cooperativa o por lo menos intente obligar a la modernización de sus redes para que ante un desperfecto no dependan de que un usuario despabilado por el calor llame y otro más marmota que el primero tome el reclamo y si le place te envíe la cuadrilla a la zona del incidente.

No puede ser que en pleno 2019 la ÚNICA prestadora del servicio eléctrico no pueda tener un control activo de sus redes de distribución domiciliaria para conocer la existencia de un problema antes de que los usuarios llamen de forma insistente.

Terminando – y para no aburrir – mas reitero la pregunta que mas me preocupa ¿A dónde VAN LOS AUMENTOS DESMEDIDOS QUE SE HAN EFECTUADO?”