31 octubre, 2016 16:32


Cristina denunció «una persecución», no respondió ante el juez y pidió la nulidad de la causa

La ex mandataria no respondió las preguntas del juez federal, y solicitó que se audite toda la obra pública licitada durante su gestión. Además, definió como «un disparate mayúsculo» la causa que lleva Ercolini en su contra. La expresidente Cristina Fernández de Kirchner pidió a través de un escrito la nulidad de la causa por […]

La ex mandataria no respondió las preguntas del juez federal, y solicitó que se audite toda la obra pública licitada durante su gestión. Además, definió como «un disparate mayúsculo» la causa que lleva Ercolini en su contra.

cristina

La expresidente Cristina Fernández de Kirchner pidió a través de un escrito la nulidad de la causa por la que asistió a declarar este lunes ante el juez federal Julián Ercolini, quien investiga su presunta participación en un plan para adjudicar obra pública al detenido empresario Lázaro Báez.

La exmandataria no respondió las preguntas del juez, y solicitó que se audite toda la obra pública licitada durante su gestión, incluída la que se le otorgó a la empresa IECSA, propiedad de Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.

Cristina insistió además en que es víctima de «una maniobra formidable de persecución política», según explicó ella misma ante la prensa a su salida de los tribunales federales de Buenos Aires.

En este marco, definió como «un disparate mayúsculo» la causa que lleva Ercolini en su contra y consideró que con esas medidas se busca la «proscripción, difamación y estigmatización de un movimiento político».

«Es un disparate mayúsculo pretender que una asociacion ilícita la conforman un Poder Ejecutivo integrado de manera legal», señaló al tiempo que remarcó que las obras públicas las aprueba el Congreso a través del Presupuesto Nacional, en tanto que a su vez se ejecutan por parte de autoridades provinciales.

La exmandataria consideró que la causa «es una maniobra formidable de persecución política, de hostigamiento mediático» que «no es original» ya que, agregó: «la vemos en Brasil con respecto al expresidente Lula» Da Silva.

«Es una maniobra a nivel regional», dijo Cristina Kirchner, quien señaló que además es «obviamente del actual gobierno» con el objetivo, según dijo, de «trata de tapar el desastre económico y social que hoy tiene la Argentina a partir de las decisiones» del presidente Mauricio Macri.

Consideró que si su gestión fue «una asociación ilícita», la actual sería «una asociación ilícita terrorista» porque -ironizó- «infunde terror a los ciudadanos, que tienen terror cuando llega la factura de luz y de gas o cuando van al supermercado».

Las adyacencias de los tribunales federales de Retiro fueron valladas para la ocasión, y hubo presencia de más de 300 efectivos de seguridad. En las inmediaciones unos 5.000 militantes apoyaron a Cristina.

Ex funcionarios, legisladores, el ex juez de la Corte Suprema de Justicia Eugenio Zaffaroni e intendentes del conurbano bonaerense acompañaron a la expresidente a Tribunales.

El exsecretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; la exministra de Cultura Teresa Parodi; y los extitulares de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, y de la Afsca, Martín Sabbatella; fueron algunos de los funcionarios de los gobiernos de la ex mandataria que llegaron junto a miles de militantes hasta los tribunales del barrio porteño de Retiro.

También estuvieron presentes los diputados nacionales del Frente para la Victoria Héctor Recalde y Axel Kicillof; el secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky; y el líder del partido Miles, Luis D’Elía; entre otros dirigentes políticos y sindicales.


Fuente: NA.