16 noviembre, 2016 11:11


¿Eso también?: por la crisis hay más consultas por problemas sexuales

Expertos afirman que la libido no es inmune a los conflictos y preocupaciones, y que crecieron las consultas. El ex gobernador Daniel Scioli esgrimió una curiosa crítica al Gobierno, la situación socioeconómica y el humor social derivado de ella, al afirmar que “genera depresión”, por lo que “se venden menos profilácticos”, y, ergo, hay menos […]

Expertos afirman que la libido no es inmune a los conflictos y preocupaciones, y que crecieron las consultas.

sexo

El ex gobernador Daniel Scioli esgrimió una curiosa crítica al Gobierno, la situación socioeconómica y el humor social derivado de ella, al afirmar que “genera depresión”, por lo que “se venden menos profilácticos”, y, ergo, hay menos relaciones sexuales.

“Habría que consultarlo con especialistas, pero cuando las personas se deprimen son más vulnerables, su estado de salud genera una desmotivación en todo sentido”, aleccionó.

Los expertos coinciden en que son muchos y diversos los factores que pueden provocar la disminución o la pérdida del deseo sexual, así como la falta de erección y hasta la eyaculación precoz.

Los problemas económicos y laborales se llevan a la cama, tanto como el estrés, el cansancio, la desilusión y el estado de ánimo relacionado con la baja autoestima. Y en épocas de crisis esto se potencia y hay picos en las consultas.

Los conflictos afectan el estado de ánimo y el deseo. Claro, uno no puede sustraerse al ecosistema de sobreexigencia e incertidumbre, sumado a la violencia en las relaciones interpersonales, en el que vive día a día. Ocurrió, en diferente medida, en la debacle de 2001 y durante la crisis del campo, cuando las consultas a sexólogos aumentaron casi un 20 %.

El sexólogo Adrián Sapetti advierte que puede ser una excusa. Adrián Sapetti, director del Centro Médico de Sexología y Psiquiatría agrega una variable interesante. “Hay que tener en cuenta que la situación económica o las largas horas de trabajo son un combo que puede utilizarse también como excusa para justificar la falta de deseo o el desinterés”.

El especialista, no obstante, nota un aumento en las consultas, especialmente de hombres, que son la mayoría de sus pacientes. “No hay que perder de vista que puede tratarse de baja testosterona, depresión o disfuncíon eréctil, pero siempre hay un correlato que se liga con la realidad que se vive, que afecta negativamente”.

El estrés que provoca la cotidianeidad mata el deseo. Sapetti advierte que se registra un aumento en la utilización de Viagra y el consumo de alcohol para “rendir o relajarse o predisponerse”. Lejos de proveer una solución, complican el cuadro.

“La depresión, el estrés, la inquietud y la baja autoestima afectan las hormonas y la producción de testosterona. No se puede tratar la problemática si no se considera el cuerpo y la mente como un todo. Recomiendo terapias sexuales breves, una consulta semanal y análisis para definir la problemática específica y tratarla”, concluye.

QUERER ES PODER

Paola Kullock es directora de la Escuela de Sexo PK y una amplia conocedora de los secretos para mejorar la vida íntima de la parejas. Y desde su experiencia “pedagógica” afirma que efectivamente hay menos actividad sexual y está relacionado a la crisis.

Pero hila más fino: “Lo que está ocurriendo es que mucha gente estaba ilusionada, pensaba que todo mejoraría y después sintió una gran decepción, y eso afecta el deseo Pero no es cuestión de rendirse sin buscar motivación, sin encontrar momentos en el día. No es fácil. Lo comparo con el gimnasio: la primera vez lo padecés, la segunda también, pero después te empieza a gustar. Hay que tener esa voluntad con el sexo”.

Si bien trabaja con hombres, la mayoría de quienes acuden a ella son mujeres, a las que considera más proclives al “desgano”. “Estamos sobreexigidas: debemos ser madres, trabajar, estar espléndidas, sexies y tener ganas. Es complicado, pero hay que tener motivación y voluntad para dejar de lado algunas cosas para dedicarlas al sexo”.

Por otro lado, advirtió: “Nadie que trabaja 12 horas y no le alcanza la plata llega a su casa excitado, y por otro lado hay tanta oferta de porno que es más fácil mirar que hacer. Pero lo que me preocupa es que a mi instituto viene gente cada vez más joven que perdió las ganas”.

JUAN CARLOS KUSTNEZOFF DEMUELE A SCIOLI

El prestigioso médico especialista fue muy claro: nunca hay sólo una causalidad para esa problemática. “Estoy de acuerdo con que la ansiedad y el estrés pueden influir, pero las causas son muchas y lo que dijo Scioli, o lo que le dijeron que diga, lo hizo como político y no especialista. Sabe que hablar de sexo tiene repercusión… por qué no habló de cloacas, hospitales, inseguridad…”, remarcó. Y advirtió que no hay una relación directa entre crisis y disfunción sexual.

Fuente: Big Bang News.