26 abril, 2018 09:45


Un miércoles de tarde y una peatonal desierta

Calles vacías, negocios sin clientes, postales de una crisis cada vez más profunda. Las esquinas emblemáticas del centro de Concordia están vacías. A las 17.30 horas de la tarde del miércoles y las fotos muestran el centro comercial desierto. Los propietarios de los locales brindaron un panorama desalentador. “Cada uno pone de su parte la […]

Calles vacías, negocios sin clientes, postales de una crisis cada vez más profunda.

peatonal

Las esquinas emblemáticas del centro de Concordia están vacías. A las 17.30 horas de la tarde del miércoles y las fotos muestran el centro comercial desierto.

Los propietarios de los locales brindaron un panorama desalentador. “Cada uno pone de su parte la creatividad, si hoy no tenés eso para vender no entra nadie, tenemos la tarifa más cara, los alquileres más caros, los impuestos más caros y los sueldos de la gente van por la escalera y la inflación por el ascensor, así no se puede más, entonces tenés que subsistir con ideas”, dijo un comerciante de la peatonal. El clima no ayuda, “estamos en el horno”

En la mayoría de los comercios ya hubo remanentes liquidados de la temporada primavera verano y apostaron a la ropa de invierno, pero lamentablemente con las altas temperaturas a nadie se le ocurre gastar en una prenda o calzado de abrigo.

En una conocida boutique de varios años de trayectoria comercial la dueña y la empleada se miran, en la búsqueda de algo por hacer cambia una pila de ropas del estante. “No vendemos nada, tenemos la ropa de invierno porque pensamos que algo íbamos a vender, pero tenemos el abril más caluroso de los últimos 60 años y el calor no ayuda”. Estamos en el horno disparó para definir el momento que vive el comercio.

Sin crédito y endeudados

Los comerciantes dicen que están en un cuello de botella. “Las tarjetas de crédito están comprometidas con compras a plazo y a la gente se le achicó el crédito; están pagando cuotas mensuales y los montos asignados se van achicando; esto es grave, porque la poca plata circulante es para pagar deudas”.

Tarifa eléctrica

Otro tema que complica y preocupa la vida mercantil de la ciudad es la tarifa eléctrica. Los altos valores mensuales por el consumo eléctrico arrastran a las empresas a situaciones impensadas. “La energía no tiene el valor real, tenemos un poder adquisitivo caído, si tuviéramos abundancia la podríamos pagar”.

Crisis prolongada “vino para quedarse”

Los comerciantes no tienen esperanzas, los que lograron sobrevivir al escenario del ajuste y del sinceramiento aseguran que no tienen fe en que la situación pueda revertirse. “La crisis vino para quedarse, llevamos dos años en esta situación y es cada vez peor, creíamos en que iba a cambiar, que habría otras reglas de juegas, pero terminaron con el consumo y no pudieron frenar la inflación, si esto sigue así habrá más inflación y todo se va a empeorar. No soy peronista y voté a Cambiemos, pero no estoy viendo una salida”, dijo el dueño de una zapatería.

Fuente: Diario El Sol.